Pirineos de Huesca.Bielsa,Ainsa,Broto,Torla,                        
Identifíquese / Regístrese
Ya soy usuario de readyshop
Introduce tu usuario y contraeña para identificarte en la web.
Usuario:
Password
Quiero ser un usuario de readyshop
Si todavía no tienes una cuenta de usuario de nuestro sitio, utiliza esta opción para acceder al formulario de registro.
Te solicitaremos la información imprescindible para agilizar el proceso de compra.
Usuario Público

El misterio de una noche en Aí

 
 
 

El misterio de una noche en Aínsa

Aínsa es un pueblo lleno de rincones con misterio.


Ayer noche recorría sus calles. Había pasado el día visitando los lugares más pintorescos, y me dirigía al hotel para cenar y disfrutar de un merecido descanso.

De repente, en una de sus calles más estrechas, una puerta se abre con un profundo chirriar de sus bisagras. Me sorprende ver como sale de la casa una mujer ataviada con un largo faldón con mucho vuelo y cubierta con un manto oscuro. En su mano luce una antigua  lámpara de aceite. Sin darme cuenta la sigo con sigilo. A la vuelta de la esquina, aparece un hombre envuelto en una capa y tocado con un enorme sombrero con una pluma. En ese momento pienso que se está preparando alguna fiesta medieval de esas que tanto gustan a los turistas.

La misteriosa figura agarra súbitamente a la mujer por el brazo, que forcejea tratando de soltarse. Sin dudarlo un momento, me lanzo contra él, pero antes de que pueda alcanzarlo, el oscuro caballero ya ha desenvainado su espada, y me amenaza con ella dispuesto a convertirme en un pincho moruno. La sorpresa me paraliza, pero en un arranque de valentía, le golpeo con la mochila y salgo corriendo, pensando que en este pueblo quizá se hayan tomado demasiado en serio la celebración de sus ferias turísticas.

Por fin llego al hotel. Estoy tan cansado por la aventura que decido irme directamente a la habitación a dormir.

A la mañana siguiente, lo primero que hago antes de desayunar es preguntar al conserje sobre la supuesta fiesta medieval que yo supongo se va a celebrar hoy. Me asegura que no hay tal fiesta, y que es muy raro que haya encontrado gente disfrazada, ya que no es tiempo de que se celebre la famosa “Morisma”. Llego a la conclusión de que quizá el ambiente misterioso de la villa por la noche me haya influenciado de tal manera que todo haya sido un sueño.

Así que decido preparar mi equipaje y salir a recorrer los alrededores de Aínsa.

Subo a mi habitación y al coger la mochila... descubro asombrado que un enorme corte la recorre de arriba abajo.

 
                                                                                                inicio